Geoplast Insights

El encofrado de madera no es ecológico

Desde hace milenios, las sociedades humanas de todo el mundo utilizan la madera como material de construcción. Como la madera es el único material de construcción biológico considerable, nos inclinamos naturalmente a creer que el uso de la madera en la construcción es bueno para el medio ambiente.

De hecho, los beneficios medioambientales del uso de la madera no son sencillos: aunque es un producto natural, se utiliza una gran cantidad de energía para secarlo y procesarlo. Mucho de esto puede provenir de la biomasa del árbol mismo, pero eso requiere inversión en plantas, lo cual no siempre es posible en una industria que está ampliamente distribuida entre muchos pequeños productores.

La madera es también un importante factor de deforestación. Alrededor de un tercio de la madera extraída de los bosques naturales del mundo se utiliza para productos madereros. En los países que representan la mayor parte de la deforestación, los productos madereros aportan alrededor del 10% del total. Los bosques -especialmente los bosques tropicales- almacenan enormes cantidades de carbono. Cuando se destruyen los bosques, ese carbono se libera a la atmósfera, acelerando el calentamiento global. La deforestación representa alrededor del 10% del total de las emisiones que atrapan el calor, casi lo mismo que las emisiones anuales de 600 millones de automóviles.

Cuando no causa deforestación, la producción de madera conduce a la degradación de los bosques a través de la tala selectiva, donde las especies de árboles más valiosas son retiradas del bosque. Esto puede ser más perjudicial de lo que parece: la tala selectiva de un árbol puede dañar de 10 a 20 árboles circundantes. La tala selectiva también hace que un bosque sea más vulnerable a los incendios y a otras amenazas y puede cambiar su idoneidad como hábitat para algunas especies. La tala selectiva también puede ser el primer paso hacia la deforestación: es más probable que los bosques degradados sean objeto de conversión para otros usos que los intactos.

A pesar de estas consideraciones, la madera sigue siendo ampliamente utilizada en la industria de la construcción, especialmente en el sector de los encofrados. Los encofrados de madera, además de las cuestiones medioambientales mencionadas anteriormente, tienen algunas desventajas:

  • Son lentos de montar y desmontar;
  • No se permiten más de 20 o 30 usos;
  • Se requiere mano de obra calificada;
  • Sufren humedad;
  • El desperdicio en la obra es alto.

La sustitución de la madera por otros materiales siempre que sea posible es, de hecho, beneficiosa para el medio ambiente e incluso tiene ventajas prácticas en la obra.

Geoplast eligió realizar su Encofrado en tecnopolímero reciclado ABS (Acrylonitrile butadiene styrene), que ofrece muchas ventajas.

  • Poco peso: los elementos son muy ligeros y pueden manejarse e instalarse fácilmente sin necesidad de formación específica sobre el producto.
  • Consumo reducido: teniendo en cuenta que 1 kg de plástico = aprox. 1 kg de CO2, el uso del Encofrado Geoplast ahorra hasta 15 kg de CO2 / m2, que de otro modo se producirían quemando plástico de desecho. El bajo peso de los elementos también evita el uso de equipos de elevación pesados y camiones grandes para el transporte y la logística. De esta manera, el consumo de energía durante su uso es mucho menor en comparación con el encofrado de madera.
  • Durabilidad: la vida útil es de al menos 100 coladas.
  • Fácil almacenamiento: al ser un polímero no poroso, el ABS no se ve afectado por la humedad o el agua. De este modo, el encofrado Geoplast puede almacenarse en cualquier lugar, no necesariamente en un ambiente seco, sin temor a ser dañado por la putrefacción o el óxido.

Más información sobre las soluciones de encofrado Geoplast